¿Cuándo es necesario tomar antibióticos?


P: Me han recetado antibióticos durante un año para prevenir las infecciones urinarias recurrentes. ¿Debería preocuparme la resistencia a los antimicrobianos?

R: Siempre que se toman antibióticos, independientemente de la dosis o la duración, existe el riesgo de desarrollar resistencia, dijo Sarah Kabbani, médica de salud pública de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por su sigla en inglés).

Los antibióticos matan las bacterias del organismo. Pero algunas bacterias sobreviven y prosperan, lo que puede dificultar el tratamiento de futuras infecciones. Este resultado, denominado resistencia a los antimicrobianos, es responsable de más de 35.000 muertes al año en Estados Unidos.

Aunque los antibióticos son necesarios para tratar las infecciones graves y potencialmente mortales, a veces se recetan para situaciones menos urgentes. A continuación te explicamos cómo saber si un antibiótico es adecuado para ti.

La pregunta más importante que debes plantearle a tu médico antes de tomar un antibiótico es: ¿De verdad lo necesito?

Es muy posible que no, dijo Bradley Langford, farmacéutico especializado en resistencia a los antimicrobianos del centro médico Public Health de Ontario, en Toronto. Según los CDC, al menos el 28 por ciento de los antibióticos recetados en situaciones ambulatorias, como consultas médicas y servicios de urgencias, son innecesarios.

En los últimos años, los expertos en salud de EE. UU. han recomendado ser más cuidadosos a la hora de prescribir antibióticos para situaciones comunes, como el tratamiento del acné o la prevención de infecciones derivadas de procedimientos dentales.

Si un médico recomienda un antibiótico, las investigaciones sugieren que cuanto más corto sea el tratamiento, menor será el riesgo de desarrollar resistencia y, en muchos casos, los tratamientos más cortos son tan eficaces como los más prolongados.

Aun así, algunos médicos siguen recetando ciclos más largos de lo necesario, dijo Kabbani, así que, sea cual sea tu situación, pregunta si estás tomando el ciclo más corto posible.

Ten en cuenta también el tipo de antibiótico. Los antibióticos de amplio espectro, que actúan sobre muchos tipos de bacterias, tienen más probabilidades de provocar resistencias que los que actúan sobre menos tipos.

Y las dosis más bajas no significan automáticamente menos probabilidades de desarrollar resistencia, según Langford. Lo más importante es saber si necesitas tomar antibióticos y durante cuánto tiempo.

La mayoría de nosotros sabemos que no debemos tomar antibióticos en caso de infecciones virales, como resfriados, tos y gripes. Pero las directrices para otras situaciones pueden ser menos claras.

A menudo se recetan antibióticos profilácticos antes de las intervenciones quirúrgicas para reducir el riesgo de infección. En esos casos, vale la pena tomar antibióticos, dijo Kabbani.

Pero no suele ser necesario tomar antibióticos antes de una intervención dental; según la Asociación Dental Estadounidense, estos fármacos deberían reservarse para quienes corren un mayor riesgo de sufrir complicaciones.

Si se padecen infecciones urinarias crónicas, es decir, más de dos en seis meses o más de tres en un año, los tratamientos cortos con antibióticos profilácticos —que suelen durar entre tres meses y un año— pueden reducir su recurrencia en adultos. Pero los fármacos siguen presentando riesgos de resistencia y efectos secundarios no deseados (como erupciones cutáneas, diarrea o infecciones por hongos).

Los médicos recomiendan cada vez más que, si se padecen infecciones del tracto urinario (ITU) recurrentes, lo mejor es empezar con métodos de prevención alternativos, como beber más líquidos, explicó Langford. Los productos a base de arándanos, como zumos o suplementos, también pueden ayudar. O, si sueles contraer infecciones urinarias después de mantener relaciones sexuales, puedes tomar una dosis única de antibiótico justo después del coito.

Según Kabbani, existen “pruebas muy limitadas” de la necesidad de tomar antibióticos profilácticos para las ITU recurrentes de forma indefinida. Pero si te los recetan para un tratamiento prolongado, asegúrate de saber cuánto tiempo debe durar; normalmente, no más de un año, dijo Langford.

Si tu médico detecta bacterias en la orina, pero no tienes síntomas, hay que evitar los antibióticos, sugieren las investigaciones, ya que pueden aumentar el riesgo de desarrollar ITU sintomáticas en el futuro.

A las personas con afecciones cutáneas como la rosácea o el acné se les suelen recetar antibióticos. De hecho, los dermatólogos recetan más antibióticos que los profesionales de cualquier otra especialidad médica, según John Barbieri, dermatólogo del Brigham and Women’s Hospital de Boston.

Para la rosácea grave, los antibióticos son a menudo el mejor tratamiento, dijo Barbieri. Aunque las cremas o geles medicinales o las rutinas suaves de cuidado de la piel pueden ayudar en los casos más leves.

Para el acné, existen tratamientos alternativos y eficaces, como lavados con peróxido de benzoilo, retinoides tópicos y productos con ácido salicílico.

Los antibióticos tópicos como la clindamicina pueden ayudar en los casos leves de acné, con menos efectos secundarios que los antibióticos orales, pero aun así pueden causar resistencia antimicrobiana. Los expertos aconsejan combinarlos con otros tratamientos tópicos, como los retinoides, para reducir la exposición.

Si el acné es grave, los antibióticos orales como la doxiciclina o la minociclina no lo “van a curar”, pero pueden mejorar rápidamente un brote, dijo Barbieri, por lo que pueden ser útiles para controlar temporalmente el acné mientras se siguen otros tratamientos a más largo plazo.

Si no puedes utilizar un tratamiento alternativo debido a sus efectos secundarios o a otro problema de salud, es “razonable” utilizar antibióticos orales durante periodos más prolongados, dijo Barbieri.

Esa decisión dependerá en última instancia de tu situación particular, dijo Langford, por lo que es importante discutir todas las opciones posibles con tu doctor. Para algunos, “el beneficio de los antibióticos superará el riesgo”, añadió. Pero muchas personas no los necesitarán para nada.



Source link

Leave A Reply

Your email address will not be published.